El final de los tiempos…


Si mi boca no es suficiente tormento para tus solitarias
noches…escucha mi corazón y como éste clama por tu presencia entres suspiros…
labios sublimes unidos como siameses ante un mismo destino, tu pecho pegado al mío,
mis muslos alrededor de tu cintura y con nuestras manos entrelazadas dejamos
desvanecerse el tiempo allá, en la lejanía…

El mundo tiembla y todo sucumbe bajo los pies de
los hombres y con mis manos tapo tus sentidos y con mi cuerpo colmo tu tacto y
te salvo de la conciencia de este final que a todos nos llega.  Mi amor no soporta tu dolor… y por eso divina
inconciencia, mejor es no saber… yo te ocultaré de la desesperación y… si me
amaras… tu me ocultarías a mi…

Déjame ser tu oasis en este momento de tormento y
que mi cuerpo te guíe por las escarpadas piedras que van a la colina, déjate llevar
hasta el precipicio… y mientras agarras mi mano, notas como mi calor llega a ti
y te toca… como con mi obscuridad te abraza y sientes el manto del deseo cubrir
tu frialdad y decides ceder a la atracción … déjate envolver por mí esta noche
y mi amor será tu refugio…  mi cuerpo no dará
tregua alguna a tu mente… no podrás pensar en nada que no sea poseerme esta
noche de tinieblas, solo sentir la necesidad de mi dorada piel y mientras fuera
se rompe la noche, en tu cama tú y yo seremos el uno para el otro, amantes apasionados…
furtivos…

Besos siameses en las tinieblas de tu dolor…
ocultos del mundanal paraíso de los humanos, tan lejos, tan lejos de lo que una
vez soñamos… nunca te habrías imaginado entre mis brazos… nunca practicando
sexo sublime…nunca hasta el limite al que llegamos…notar cada uno de los poros
de la piel erizados, vivos y expectantes… notas como el sudor recorre tu
espalda y con mi lengua caliente lamo tus heridas de manera incesante… no hace
falta que digas mi nombre esta noche, no hace falta que hagas nada, no pienses,
no estés, deja huir tu mente y fúndete conmigo en la tempestad que hay en mi
ser…

Los gemidos llenan tus rincones e iluminan con mi
aliento tu frialdad cerúlea y dejas que tu mente abandone tu maltrecho cuerpo y
te entregas… fuera todo arde…. arde tú aquí conmigo… esta noche arden nuestros
besos, arden nuestros cuerpos, arden los sentimientos que nos embargan y nos
ciegan y solo ves mis ojos en la oscuridad mas profunda… no necesitas nada mas en
la eternidad de tu alma y mientras el mundo se derrumba fuera de nuestro
paraíso…tu y yo nos fundimos como dos símbolos paganos y proscritos, no puedo
soñar si no es contigo… tu presencia en mi vida ilumina mi camino…  déjame se tu tormento esta noche, que nada mas
te atormente solo mi place,r contigo dentro y …el deseo que provoco en ti hasta
doler…

Ardes… ardes dentro de mi furiosamente… y
estallamos entre suspiros, gemidos y saliva humeante marcando el camino a
nuestro placer extremo, quiero pecar otra vez… mi labios se te antojan jugosos
y los muerdes y los devoras, pierdes el control… ahora estás, a miles de
kilómetros de distancia de la realidad y aquí nadie te puede tocar… en mi
refugio de velas, rosas negras y sexo sublime…

La puerta de la habitación se cerró para siempre
y por siempre quedaras aquí a mi lado y entregas tu alma por un momento sublime,
porque sabes… que la eternidad en mis brazos, es una dulce tortura… pero merece
la pena el infierno por sentirlo una vez mas…

El balcón queda abierto, fuera el paisaje se
vuelve sangre, pero sigues sin ver el mundo… la pasión te ciega y no seré yo
quien abra tus ojos, para amarme no los necesitas… solo tus manos y tu sexo…

Tras el clímax, en mis brazos solo hay cielo y mientras
no te apartes no veras el mal… seré tu refugio en plena tempestad… no apartes
los ojos de mi… mientras el mundo se destruya fuera… yo seré tu refugio…

“¡Este jueves, un relato!” Vuela… vuela alto

Hacia mucho tiempo que esperaba oculto entre las
sombras, en parte porque allí era feliz, pero también porque no conocía nada más.

Quería desemperezarse, pero allí no había ni un
centímetro más de sitio. Hacia tiempo que venia pensándolo y cuanto más tiempo permanecía
allí, más se convencía de que había llegado el momento de salir. Desde su
escondite, se veían luces y oía diferentes sonidos, algunos estruendosos, pero
otros sublimes, que habían llenado su mente con colores realmente mágicos,
colores evocadores, que fácilmente identificó con la felicidad. Tal vez por eso
mismo se había auto convencido de que había llegado el momento.

Fuera, en libertad, seria feliz.

Era un día caluroso, y la luz penetraba con todo
su fulgor hasta él. No podía verlo con claridad, como nada de allá fuera, sin
embargo algo en su interior, algo que le decía que allí estaría bien, algo que nacía
desde lo mas profundo de su ser, algo que le hizo saber que aquella mañana
seria la ultima en aquel lugar.

En cuanto se decidió se dejó llevar por el
instinto para poder encontrar la salida, ya que no sabia donde estaba, ni si
quiera recordaba como se había metido allí y no veía a simple vista ningún punto
flaco en ese lugar…

Era perfectamente liso y completamente hermético,
muchas preguntas surgieron en su mente… ¿como podía haberse llevado tanto
tiempo allí sin aire?, ¿de donde obtenía su sustento?… se dio cuenta de que
algo ligeramente viscoso le rodeaba y cada segundo que pasaba, mas extraño se sentía,
no sabia ni si quiera su nombre y era consciente de que no recordaba nada a
parte de su escondite.

Cuanto mas le daba por pensarlo, mas ganas tenia
de escapar, se revolvió incomodo y golpeó las paredes con fuerza. Éstas
retumbaron, pero se dio cuenta de que era menos duro de lo que había pensado, más
delgado, y volvió a golpear con fuerza y con precisión, utilizó esta vez  todo su cuerpo para abrirse paso hasta
resquebrajar la coraza y le inundó la luz.

Salió al mundo y sintió el aire acariciándole y
el sol calentándolo… sintió sumo placer, un bienestar que se apoderó de él por
completo. Vió las luces, los colores, diferentes gamas de verdes, dorados,
marrones y el azul del cielo, inmenso y liberador… se levantó trabajosamente y
dejó que su cuerpo, que ahora descubría húmedo, se secara con el sol y la
calida brisa.

 Estaba tan
sumamente absorto en todo aquello que le hacia sentir tan vivo, que no vio lo
que se cernía sobre él. Una sombra inmensa y de llamativos colores tapó el sol.
Unos inmensos ojos se acercaron a él y como si de un milagro se tratase
reconoció esos ojos, vio toda una herencia, toda una historia, la clase de
milenaria sabiduría que nadie pronuncia con palabras, pero que todos llevamos
escrito en el alma, todos los que llegan al mundo de la misma forma, pues descubrió
que no era el único que había salido al nuevo mundo, todos, detrás de él, con
el mismo camino recorrido, eran hermanos y aquellos ojos calidos, que
calladamente pero que con cariño los observaba era su familia…

 Sin voz,
su familia le transmitió lo que le deparaba el futuro y con tan solo una mirada
de su madre para guiar su vista al cielo, pudieron observar como su padre
volaba hacia el nido, surcando las nubes, tocado por el viento, acariciado por
el sol qua hacia relucir sus delicadas plumas doradas, verdes y rojizas y  gráciles movimientos que denotaban la libertad
de la que algún día el también disfrutaría… volando… volando…

 

 

Muerte dulce… extremo placer…

Coge, si lo deseas, las armas de las que hacen galas los
guerreros de tu valía… pero te aviso, que soy hábil y letal en mis propósitos
y con la suavidad, de una amante experta, llegaré a tus brazos y no querrás
apartarlos… la muerte dulce te llegará de mis carnosos y apetecibles labios…

Camino por el sendero del deseo y mi lujurioso cuerpo te
llama, te atrae hacia él y no puedes escapar de mi mirada… caerás en mi red…. caerás
en mi pecado… caerás en la muerte con sumo placer…

No puedes moverte, ni si quiera lo intentas… clavado en tu
cama bajo mis ardientes muslos, que te atrapan y notas mi calor y sientes la
suavidad de mi cuerpo… sabes que soy letal, sabes que soy una asesina
profesional , pero también sabes que amo a mis presas antes de acabar con sus
vidas… y eso te fascina…

Notas mis labios sobre tu pecho… Mi lengua recorre tu cuerpo,
deleitándose con  su sabor intenso, no
puedo dejar de probarte, resultas de lo mas excitante… Notas mis uñas en tus
carnes, la sangre fluye y embriaga mis sentidos, me enloquece el precio que vas
a pagar por tenerme y tú lo entregas sin pensarlo…

Sabes que no deberías preguntar mi nombre… pero yo, conozco
bien el tuyo… eres mi objetivo… por ti obtendré algo mas que dinero… por ti
conseguiré la dulce venganza que tanto ansío… y tú el doloroso placer que
mereces, por tu comportamiento de hombre mezquino…

Un día jugaste con mi corazón y equivocaste la muñeca
elegida, no sabias cuan profundo era mi amor, pero ahora es mayor mi deseo de
venganza… tu sigues viéndome, como el objeto que tu pasión y no te importa tu
destino… quieres sentirme con tanto ansia, que olvidaste que éramos viejos
conocidos… un poco de maquillaje, una peluca rubia hasta la cintura y unas
lentillas azules para engañar tus sentidos…

Noto tu imperiosa necesidad, tu deseo se apodera de tu mente…
ya no piensas con claridad, solo ves mis curvas sobre tu cuerpo y tus manos no
abandonan mi cuerpo… y sin embargo eres tu mi prisionero….

Cuando tu sexo palpita como apoderado por el fuego del
infierno y no puedes esperar… yo me levanto de encima y con giros y volteretas
me distancio de ti… esto frente a ti desnuda… entre sombras y a contraluz ves
mi silueta y con ligeros movimientos cojo de mi pelo dos palillos chinos… mi
arma preferida en distancias cortas… un leve giro y quito la funda que envolvía,
las afiladas dagas que sesgaran tu vida entre suspiros…

Ves el brillo a lo lejos… pero aun no sientes el peligro… aun
te ciega el deseo…

Siento como me dejo llevar por la danza del deseo… para ti el
más sensual de los regalos… para mí el colofón a tu muerte… Me preparo y salto
hacia ti con la agilidad de una gata, quedo a escasos centímetros de ti y con rápidos
y mortales movimientos inicio una danza donde mis manos giran en torno tuyo y
los rasguños marcan ahora tu piel…

Mmmmmmmmm…. Dulces gemidos… de dolor, de placer,  entremezclados y con extasiado deleite ante la
mas estremecedora de las sensaciones, notas el dolor de tu piel rasgada y el
olor a sangre estimulando cada uno de tus sentidos… no mueves ni un ápice de tu
postura… simplemente no deseas huir… te recreas con el mayor de los deseos jamás
experimentado por ti… te sumerges el dolor, en ese exquisito dolor que marca tu
carne y hace endurecer tu sexo…

¿Hasta donde quieres llegar?… mi limite es la muerte… pero
pienso disfrutar este momento un poquito mas… mi danza sigue, mis movimientos
te fascinan y tus gemidos son cada vez mas intensos y cuando note el colmen de
tu placer…. Tampoco pararé…

Solo un segundo y un giro mas y la peluca cae al suelo y mi
cabello rojizo brilla como el fuego del infierno frente a ti….

Susurras mi nombre… y con
un giro rápido con los brazos extendidos, quedo de espaldas a ti… con el
semblante inmóvil y la respiración entrecortada… una sonrisa asoma por mi
rostro…

El
mundo brilla y me ciega… cierro los ojos y escucho los sonidos y aspiro los
olores que me recuerdan a ti. Sólo cuando algo duele hasta la extenuidad,
aprecias la serenidad de la vida y la simplicidad de una gota de lluvia caer
sobre la piel…

… cae una gota sobre mí y
no es lluvia…. Es tu sangre que me empapa y deja tu olor en mi piel…

Sonrío por fin, maliciosa
me recreo con los detalles de mi venganza… tú mueres al fin… y tu aliento se extingue
en la oscura noche y siento mi piel caliente, mientras salgo a la frialdad…

Tapo mi desnudez y ando
decidida por el mundo sobre mis tacones de aguja y con mi piel tersa y
reluciente de felicidad,  siento como el
mundo es un mundo mejor… porque tengo un enemigo menos en el mundo… menos gente
a la que matar esta noche…  

Tú me dices que me amas y yo suspiro…

 
Como hacerte ver
que mi amor no pide nada
solo estar a tu lado
cada mañana,

solo espero
que aulles
a la luna enamorada…
y con tu mirada,
se rompe el momento
y solo tus labios
marcan el silencio,
solo tu amor
llena mis deseos
solo tu aliento
me alimenta con esmero…
dame tu calor
esta noche te deseo,
antes de perderme
en lo profundo de mi soledad,
en el obscuro al acecho
de mi corazón pétreo
puedes tocarme
y sabras que mi amor
es verdadero
solo necesito
que hayas entendido
todo lo que me hace vibrar,
todo lo que anhelo tu cuerpo,
aqui junto a mí
atado a mi cintura
entrelazados apasionados,
en un abrazo furtivo
que nos oculte del mundo
con mis besos yo te cubro
para que tu olvides
que cruel es
este mundo
,
que solo sientas mis suspiros
en tu piel de brillo dorado
y sepas que mi calor
podría curar cualquier dolor
dejame curar tu corazón
y mientras brille la luna,
te amaré con locura
y asi
mañana no habrá
un adios…

Tú me dices que me amas y yo suspiro…

Como hacerte ver
que mi amor no pide nada
solo estar a tu lado
cada mañana,
solo espero
que aulles
a la luna enamorada…
y con tu mirada,
se rompe el momento
y solo tus labios
marcan el silencio,
solo tu amor
llena mis deseos
solo tu aliento
me alimenta con esmero…
dame tu calor
esta noche te deseo,
antes de perderme
en lo profundo de mi soledad,
en el obscuro al acecho
de mi corazón pétreo
puedes tocarme
y sabras que mi amor
es verdadero
solo necesito
que hayas entendido
todo lo que me hace vibrar,
todo lo que anhelo tu cuerpo,
aqui junto a mí
atado a mi cintura
entrelazados apasionados,
en un abrazo furtivo
que nos oculte del mundo
con mis besos yo te cubro
para que tu olvides
que cruel es
este mundo,
que solo sientas mis suspiros
en tu piel de brillo dorado
y sepas que mi calor
podría curar cualquier dolor
dejame curar tu corazón
y mientras brille la luna,
te amaré con locura
y asi
mañana no habrá
un adios…

“¡Este jueves, un relato” Mentira. Te amaré por siempre.

…si la luna no es para tí
suficientemente fiel… ella que espera eternamente por tí… que vigila tus
noches, que duerme y sueña tus días, que espera paciente…  anhela eternamente que te reúnas con ella… Si
ella no suficiente, entonces ¿que es mi amor por ti?… yo que te espero como
la luna… yo que aguardo a que encuentres el camino hacia mi…

-…Resquebrajas mi mundo con tus
palabras…- dijo Adán a Natalia.

-¿Por qué?… ¿por decirte que te
espero? Por ser paciente y entender que aun no es el momento… yo sé que aun es
pronto para “un nosotros” y no me importa… te esperaré…

– ¿Cómo puedes decir eso?
…Mientes… no puedes esperarme eternamente… a caso ¿no hay algo dentro de ti que
se rompe al pensar que puede que nunca haya un nosotros?

– Pones en la misma frase
eternamente y nunca…

-Yo solo soy realista…

-… y yo una soñadora… es lo que
tú evocas en mí… lo que tú haces aflorar en mí con tu sola presencia… con tan
sólo una mirada tuya…sueño y soy consciente de ello… pero déjame seguir soñando
contigo… ¿tan malo es desear ese futuro para nosotros? … yo sé que te puedo
hacer feliz…

-… Natalia…- ella cerró sus ojos
y se deleitó con el murmullo de su nombre salir de entre sus labios… Adán
observó a aquella mujer de hermosos labios y armoniosa belleza… cuantas veces
le había preguntado si él merecía la pena… cuantas veces no había entendido que
suspirara por él. Sin embargo ella lo contemplaba enamorada de cada uno de sus
gestos, miradas y acciones… cada palabra, era para ella, tan sagrada como podría
ser la Biblia… y lo miraba más allá de cómo se podía mirar a un dios…

Adán la observó con una energía
renovada… ¿porque ese empeño en no ser amado? ¿Acaso aquella mujer no le podría
hacer feliz…? Ella siempre se lo prometía. Durante un segundo bajó la guardia y
soñó despierto… acarició su rostro con el dorso de su mano y deseó tener
aquella debilidad durante largo tiempo… el tiempo suficiente para verse inmerso
en la profundidad de su mirada y en sus labios dulces, deseó sentirla contra su
piel… ¿tan malo seria abandonarse a su querer…?

Adán volvió a la realidad y miró
su imagen, mientras se convencía con todas las fuerza de voluntad, de la que
pudo hacer acopio, de que ella no se merecía eso…

-…Natalia… yo no te amo…

-Aun no, pero algún día… serás mío.

-Natalia eso que dices es una
locura…

-No, es un sueño… no miento
cuando te digo que te esperaré siempre… hay una leyenda que dice que la Luna
tenia un amante, era su amor, su pasión… pero su amado era un ser curioso y quería
ver de cerca la tierra y a sus gentes y para hacerlo se convirtió en lobo. El
lobo anduvo por la tierra a sus anchas, mientras la Luna vigilaba sus pasos y
callada, esperaba que su amado saciara su sed de conocimientos. Cuando el lobo
quiso volver, no encontró la forma de regresar al su lado y éste le aullaba
cada noche arrepentido de haberse alejado… ella nada le reprochó… en cambio, le juró
amor eterno y prometió esperarlo por siempre…la luna sigue brillando cada noche
y el lobo continua aullándole… De igual modo yo también te esperaré… mientras
tú me permitas estar a tu lado…yo te prometo que te esperaré y te amaré por
siempre…

-¡¡¡Mientes….¡¡¡-gritó Adán…
¿Cómo podía decir eso? Su voz volvió a nacer en forma de susurro pero
nuevamente los reproches le obligaban a levantar la voz – no lo harás… ¡¡¡¡No
puedes prometerme eso¡¡¡¡

-…Yo no te abandonaré -dijo
suavemente mientras lo miraba fijamente a los ojos… Adán volvió a perderse en
ellos y se sumergió en su calidez-…Adán….-dijo mientras le temblaba la voz,
llena de palabras rotas que luchaban por salir de su boca y que morían antes de
nacer de sus labios.

-…Mientes…- dijo embargado por la
tristeza- aun no lo sabes, pero algún día encontrarás un amor que recompense
tus esfuerzos y te hartarás de mis desprecios…

-Yo solo te amo a ti y nunca podría
hartarme de mi razón de vivir… sin hartarme antes de la vida misma…

Adán sonrió, Natalia siempre tan dramática…
por una vez reconoció en ella a la persona que deseaba tener a su lado, tan
solo para acompañar su soledad… tan apasionada y soñadora, tan vibrante, tan
estimulante para sus sentidos…

Una mueca de burla se dibujó en
su rostro y Natalia se enfuruñó ante ello. El siempre rompía esos momentos de
tensas verdades con esa clase de bromas y a ella le enfurecía. Pensaba que no
la tomaba en serio, sin embargo miraba sus ojos tristes y sabía que aquello era
lo único que impedía que saliese huyendo de su lado…y sin embargo permanecía
allí.

 Natalia se echó a sus brazos y tembló ante la
simple idea de perder su aliento acariciando su piel, para ella aquel aliento
era la diferencia entre la vida y la muerte. Sin él la tempestad que bullía
dentro de su ser, perdía todo poder y quedaba en una simple nube mecida
quedamente por el viento…

-Pero que ñoña eres…- volvió a reír
Adán, pero no se atrevió a abrazarla… y sin embargo, temió dejar de sentir su
calor en su pecho. La dejó pegada a él, a pesar de creer fervientemente en que
mentía… nunca creyó en el amor eterno… no creía en la espera indefinida… pero
ahí, sintiendo su piel calida contra su piel… su mundo se tambaleó y simplemente,
deseó creer en ella y lo hizo…

Por esta vez,  creería en su mentira e incomprensiblemente se
sintió confortado por ello. Deseaba tanto creerla…tanto… lo deseaba, desde lo
mas profundo de su corazón… sin duda, donde ella se había hecho un hueco
minúsculo… pero que crecía sólo por su puro amor…

   

Ganadora del concurso La fiesta de Orfeo. Concurso de relatos. ” Tejiendo el mundo”

Me acaban de comunicar que soy una de las ganadoras del concurso
literario de terror "Concurso, La fiesta de Orfeo. Niños asesinos. «
Tejiendo el mundo «"
Muchas gracias a todos los que me leisteis y votasteis, sois lo mejores¡¡¡¡
  • Igraine Cubillana

    IMPRUDENTE, DESMESURADA, APASIONADA, DULCE, ETEREA, MENTAL, DEMASIADO CARACTER Y MUY CAMBIANTE...ESTOY LOCA Y VUELVO LOCO A LOS QUE ME RODEAN... SI LLORAS POR QUE SE HA IDO EL SOL, LAS LAGRIMAS NO TE DEJARAN VER LAS ESTRELLAS.

  • Vive el dia de hoy como si este fuera el ultimo…

    noviembre 2009
    L M X J V S D
    « Oct   Dic »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30