Olor en mi piel… Navidad, sexy Navidad….

Navidad…
sexy Navidad, nunca creí que la Navidad fuera algo sexy, no hasta que vi a
aquella exuberante mujer con aquella faldita roja y el gorrito de Papá Noel…
sus labios también de rojo carmesí eran la guirnalda perfecta a tan sensual
escena… verla en la pista de baile moviendo sus caderas y con aquel escote de vértigo
me hizo creer, que aquellos ojos de gata eran el regalo de Navidad que yo había
pedido…

Todos
la observaban… ¿como no hacerlo…? Mis colegas de oficina, con los que acudí a
aquel bar de una calle cualquiera con el pretexto de la cena de empresa, la
miraban baboseando… aquello tampoco me parecía del todo sano….

La
chica, que aparte de guapa y sensual, no hacia nada por provocar al personal,
bailaba ajena a todo junto a sus amigas. Todo fue casual hasta que nuestras
miradas se encontraron en la obscuridad de aquel local… sus ojos de gata me
miraron con media sonrisa, aquello me detuvo en el espacio y el tiempo, con tan
solo una respiración y hasta que mis pulmones no pudieron mas… entonces volvió
el sonido y el resto del mundo con él… sin duda aquella mirada gatuna sacudió
mi ser…

Entonces
ella bailó para mi… sus ojos no se apartaban de los míos y sus caderas, movidas
por la música frenética recorrían el camino de mi deseo con asombroso acierto…

Solo
tuve un segundo para captar su guiño, uno que me hizo analizar lo hasta
entonces ocurrido…

Ella
movía sus caderas y sus manos recorrieron su escote suavemente bajo la mirada
de todos… pero solo a mi miraba, cuando guiñó aquel ojo de gata, color verde esmeralda…
y sin embargo había desaparecido… entre la gente una mancha roja entre el
espacio que dejaba la muchedumbre, de refilón un gorrito rojo navideño con
aquella bolita tan graciosa que sobre salía entre la gente… iba a la planta
baja y en segundos y solo guiado por un deseo jamás sentido ni confesado, seguí
su ondeante figurar rojiza por las escaleras… al llegar a la plena obscuridad
perdí su rastro, todo el lugar olía a humo y alcohol derramado, pero entre esos
olores una fragancia a fruta fresca de verano y de flores exóticas envolvía
especialmente aquel oscuro habitáculo y mientras caminaba guiado por aquel olor,
su imagen apareció de la nada…. Apoyada sobre el quicio de la puerta y con una
sonrisa que me sacudió el alma…

Sus
labios invadieron los míos y con sumo placer me rendí a su lengua caliente y a
su sabor dulce y perenne, nunca probé unos labios así, tan húmedos que me
hicieron excitarme de forma evidente… yo me incomodé, sin embargo tu mano sin
dejar de mirar mis ojos marrones, acariciaron mi pantalón y con movimientos
cautos y certeros supiste llegar a mi objeto del placer…

Una
oleada se apoderó de mí y mil ideas agolparon mi mente… un hola tal vez… pero
tus labios no me dejaron. Traté de ser dulce… pero tus dientes me mordían y la pasión
me hacia un amante incontenible. Trataba de ser todo lo que una mujer suele
desear… pero tu no parecías una chica convencional… me dejé llevar por tu pasión
y me convertí en un lobo que contra una esquina te arrinconó y con un leve
movimiento me introduje en tu ropa interior… tu excitada, gemías y suspirabas y
yo te devoraba poseído  por el poder que desprendías…
solo un segundo y tu supiste encender mi fuego, solo un instante y te poseí
entre caricias robadas, labios carnosos y el sabor dulce de tu piel clara…

Lamí
tus pechos y lamí tus labios mientras te poseía y sentía como el huracán de mi
ser arrasaba tu cuerpo de forma apasionada… tu sentías como no dejaba rincón de
ti que no poseyera y suspirabas indefensa entre mi abrazo de fiera…

Temblé
al final… y dudé un segundo, pero tu mirada me sostuvo… unos segundos en vilo,
aun con tu respiración en mi oído… me besaste largamente y yo simplemente quedé
bloqueado, tratando de aclarar mi mente y de concordarlo con mis labios…

Te
marchaste con una sonrisa y me dejaste con la respiración entrecortada y el
cuerpo alterado… unos momentos para componerme y mientras colocaba mi camisa de
botones arrancados y limpiaba mis labios con restos del rojo de tus labios, me
miré en el espejo y recordé con sumo placer nuestro encuentro inapropiado… nada
sabia de ti… sin embargo te tenia aun sobre mi piel, te sentía, te olía,
palpitabas aun en mi cuerpo extenuado… y me recree nuevamente con tu sabor
salado, con una sonrisa que marcó en mi vida un antes y un después.

Salí
de aquel baño dispuesto a saber tu nombre y descubrir los secretos que aun
quedaron por decir en aquel encuentro inesperado…

Cuando
subí no estabas, ni tu, ni tus amigas, ni si quiera tu perfume ondeaba, ni
había rastro de tu estela sonrojada… mi amigo me miró extrañado y yo
simplemente puse una excusa y salí a la calle desconcertado…

Aquella
noche volví a soñar contigo… muchas mas vinieron después… y todavía hoy huelo
tu aroma en mi piel…

Olor en tu piel….


Navidad… sexy Navidad, nunca creí que la Navidad fuera algo sexy, no hasta que vi a aquella exuberante mujer con aquella faldita roja y el gorrito de Papá Noel… sus labios también de rojo carmesí eran la guirnalda perfecta a tan sensual escena… verla en la pista de baile moviendo sus caderas y con aquel escote de vértigo me hizo creer, que aquellos ojos de gata eran el regalo de Navidad que yo había pedido…
Todos la observaban… ¿como no hacerlo…? Mis colegas de oficina, con los que acudí a aquel bar de una calle cualquiera con el pretexto de la cena de empresa, la miraban baboseando… aquello tampoco me parecía del todo sano….
La chica, que aparte de guapa y sensual, no hacia nada por provocar al personal, bailaba ajena a todo junto a sus amigas. Todo fue casual hasta que nuestras miradas se encontraron en la obscuridad de aquel local… sus ojos de gata me miraron con media sonrisa, aquello me detuvo en el espacio y el tiempo, con tan solo una respiración y hasta que mis pulmones no pudieron mas… entonces volvió el sonido y el resto del mundo con él… sin duda aquella mirada gatuna sacudió mi ser…
Entonces ella bailó para mi… sus ojos no se apartaban de los míos y sus caderas, movidas por la música frenética recorrían el camino de mi deseo con asombroso acierto…
Solo tuve un segundo para captar su guiño, uno que me hizo analizar lo hasta entonces ocurrido…
Ella movía sus caderas y sus manos recorrieron su escote suavemente bajo la mirada de todos… pero solo a mi miraba, cuando guiñó aquel ojo de gata, color verde esmeralda… y sin embargo había desaparecido… entre la gente una mancha roja entre el espacio que dejaba la muchedumbre, de refilón un gorrito rojo navideño con aquella bolita tan graciosa que sobre salía entre la gente… iba a la planta baja y en segundos y solo guiado por un deseo jamás sentido ni confesado, seguí su ondeante figurar rojiza por las escaleras… al llegar a la plena obscuridad perdí su rastro, todo el lugar olía a humo y alcohol derramado, pero entre esos olores una fragancia a fruta fresca de verano y de flores exóticas envolvía especialmente aquel oscuro habitáculo y mientras caminaba guiado por aquel olor, su imagen apareció de la nada…. Apoyada sobre el quicio de la puerta y con una sonrisa que me sacudió el alma…
Sus labios invadieron los míos y con sumo placer me rendí a su lengua caliente y a su sabor dulce y perenne, nunca probé unos labios así, tan húmedos que me hicieron excitarme de forma evidente… yo me incomodé, sin embargo tu mano sin dejar de mirar mis ojos marrones, acariciaron mi pantalón y con movimientos cautos y certeros supiste llegar a mi objeto del placer…
Una oleada se apoderó de mí y mil ideas agolparon mi mente… un hola tal vez… pero tus labios no me dejaron. Traté de ser dulce… pero tus dientes me mordían y la pasión me hacia un amante incontenible. Trataba de ser todo lo que una mujer suele desear… pero tu no parecías una chica convencional… me dejé llevar por tu pasión y me convertí en un lobo que contra una esquina te arrinconó y con un leve movimiento me introduje en tu ropa interior… tu excitada, gemías y suspirabas y yo te devoraba poseído por el poder que desprendías… solo un segundo y tu supiste encender mi fuego, solo un instante y te poseí entre caricias robadas, labios carnosos y el sabor dulce de tu piel clara…
Lamí tus pechos y lamí tus labios mientras te poseía y sentía como el huracán de mi ser arrasaba tu cuerpo de forma apasionada… tu sentías como no dejaba rincón de ti que no poseyera y suspirabas indefensa entre mi abrazo de fiera…
Temblé al final… y dudé un segundo, pero tu mirada me sostuvo… unos segundos en vilo, aun con tu respiración en mi oído… me besaste largamente y yo simplemente quedé bloqueado, tratando de aclarar mi mente y de concordarlo con mis labios…
Te marchaste con una sonrisa y me dejaste con la respiración entrecortada y el cuerpo alterado… unos momentos para componerme y mientras colocaba mi camisa de botones arrancados y limpiaba mis labios con restos del rojo de tus labios, me miré en el espejo y recordé con sumo placer nuestro encuentro inapropiado… nada sabia de ti… sin embargo te tenia aun sobre mi piel, te sentía, te olía, palpitabas aun en mi cuerpo extenuado… y me recree nuevamente con tu sabor salado, con una sonrisa que marcó en mi vida un antes y un después.
Salí de aquel baño dispuesto a saber tu nombre y descubrir los secretos que aun quedaron por decir en aquel encuentro inesperado…
Cuando subí no estabas, ni tu, ni tus amigas, ni si quiera tu perfume ondeaba, ni había rastro de tu estela sonrojada… mi amigo me miró extrañado y yo simplemente puse una excusa y salí a la calle desconcertado…
Aquella noche volví a soñar contigo… muchas mas vinieron después… y todavía hoy huelo tu aroma en mi piel….

“¡Este jueves, un relato¡” Rutina… La rutina de luchar por soñar…

 
Mi rutina es no dormir, pues no puedo, tres meses con insomnio porque
mi cerebro se ha puesto en huelga y ha decidido ser el único que vigile lo que
mis sentidos se niegan a reconocer… esto no puede ser… ni de día ni de noche,
mi rutina es sobrevivir a tanto pensar, aglomeración de ideas y conceptos que
pujan por dominar mi psique y en cada momento lucho por no ceder a su poder…

A veces me convenzo de que si
durmiera el perdería todo su poder y no podría tomar el control y haría todo lo
que mi lado malo desea cumplir… Viviendo la vida al máximo, sintiendo la lluvia
siempre sobre sí, los besos en la piel, los momentos intensos y peligrosos que
la vida ofrece y que mi cerebro ahora cuerdo y vigilante se niega a cumplir…
pero ¿y si se deja convencer? Sin duda me llevaría por el sendero del mal y sin
duda alguna rompería la rutina de mi lucha sin poder evitarlo… vivir sintiendo
todo a mil….

Las horas pasan y mis ojos
parpadean lentamente, cada segundo parece una tortura… Ya son las tres y miro a
mi alrededor y observe sobre el sofá a la pequeña niña de mi interior
rebelarse, estirarse y patalear por ir a dormir, pero… aquí sigo yo… con mi
cerebro fiel a su ansia de saber… vigía de vigilantes de la mesura de este
mundo… mi cerebro es Cancerbero de ideas…

¿Como seguirá esta historia?…
si me voy a lo mejor no tiene fin sin nadie que pueda leerla. ¿Y si alguien
tiene algo que decirme…? No estaré aquí para oírlo y las palabras se perderán
en el vacío de los momentos rotos de instantes compartidos entre completos desconocidos…
¡¡¡¡Vamos¡¡¡¡ Corre, escribe lo que soñaste… Despierta claro, dormida es un
hervidero de ideas y cualquiera saca algo en claro… no, no hay manera, un día terminaré
loca… ¿quien sabe? Tal vez ya lo estoy….

Me miro en un espejo y este me
dice a través de mi boca, si no es mejor mi vida ahora, luchando y sin vacío,
luchando y sin hastío, luchando y escribiendo las mejores historias, mejores
incluso que las que he vivido….

Desde los ocho años escribiendo y
es ahora… justo con mi cerebro en huelga… que me he decidido… A veces creo que
es mi estado REM el que me mantiene en pie y reina mi vida y en verdad todo es
un sueño, escribo dormida, hablo dormida, pienso dormida y amo dormida dentro
de este sueño, que es mi vida…

¿Y la verdadera Igraine?… Tal
vez yace en mi subconsciente durmiendo placidamente… sin saber ni entender la
traición de su mente y mi cerebro se ha hecho Rey de mi vida y la lleva como
solo un cerebro soñador haría… con tempestad en el alma y sueños vividos….

¿Tan malo seria verse despierta?

¿Quien seria yo entonces…? ¿Seria
la misma persona que apasionadamente vive sus sentimientos? Continuar siendo
yo… eso anhelo… Seguir sintiéndome hija del Caos, sintiendo como Nyx diosa de
la noche y siendo amante de Erebo dios de las tinieblas y juntos crearíamos  a Emera diosa del día y Ether dios aire
luminoso…

¿Soy real o solo el producto de
un sueño…?

¿Acaso mi sueño es mejor
escritora que yo…?. Me desespero…

No quiero saberlo… por si acaso…
seguiré callada, no quiero oírlo y no seguiré preguntando, seguiré creyendo que
la vida es sueño y que mi cerebro en huelga… solo estaba arto de vivir en un
mundo cruel donde las palabras se derrochaban y los momentos se perdían y yo
simplemente los veía pasar,  como el que
observa el viento arrastrar las hojas del suelo…

No quiero vivir sin tempestades
en mi alma, siendo una mujer apasionada y por eso cada madrugada vivo mi vida
con las rutinas de mi lucha desesperada por no dejar de ser la persona que creo
ser y en mi tortuoso camino, en mi rutina diaria… estás tú… objeto de mi inspiración…

 

Olor en tu piel…

Miras mis ojos de gata descarada y busco el camino a tu
deseo con miedo a erratas… dos desconocidos en la noche que aprenden a besarse
y a tocarse entre miradas…

 El sendero que lleva
a tu pantalón abultado lo recorro con la sonrisa de una pantera salvaje que encontró
distracción en los baños de un bar de una calle cualquiera, donde tus labios me
besaron si decir lindezas…

Entiendo el deseo que veo en tu ojos asomar y enloquezco de
placer al notar tu lengua bajar…

Solo tú palpitas como un huracán, que sobre mi casita soplando
y soplando vas, como un lobito malo llevando en la mano mi arrebato

Acaricias entre sombras las curvas que con deseo serpenteo,
tan solo para acoplarme a tu cuerpo y que sientas entre suspiros mi piel mojada
en los dedos de tu mano cuando con descaro se meten en mis bragas

Y con facilidad pasmosa nos hayamos rendidos tras miradas y
sonrisas, a los placeres mas puros, pues no hay nada mas arrollador que dos
desconocidos en lo obscuro…

El bar hervía y tu sangre me complacía con los aromas a sexo
que de tu piel hedía y saboreaba la sal de tu cuerpo y mi mente te poseía, como
el duende que esconde sus besos entre flores marchitas

Solo necesitaba mi boca y sin embargo, todo mi ser ponía, en
poseer a un desconocido que en horas me provocaba un deseo que nunca
reconocería, ni a extraños ni a conocidos, pues lo que a mi me poseía era el
instinto mas bajo que hacia de mis pensamientos todo un pecado

Pecado de carne y saliva, de aire respirado, de sonidos
gemidos, de suspiros bienaventurados que de mi boca salía y tu respirabas con
placer y adoración decoraba el ambiente de aquella habitación…

Tus manos robaban mi piel entre besos y caricias y yo me
dejaba querer por lo que desconocía… nunca busqué el amor, nunca me quise
casar, solo aquella noche placeres quería hallar con una hombre del que nada
sabia

No quiero un hola, no quiero un adiós, ni un nombre ni un
dios, hemos venido aquí a lo que nos interesa y de ti, solo lo que tu cuerpo
expresa

Ámame con locura esta noche, una hora de extenúa pasión que
nos lleve y nos arrastre a los dos, que nos toque con su humedad y nos hagan
gemir y gritar y entre suspiro no diré tu nombre… y no me culpes amor si te
utilizo pues de ti solo quiero estos minutos… un hoy sin mañana, un ahora sin
después, un momento sin final ni por qués… solo déjame ser tu amante esta noche
y ser todo lo que deseas y lo que fantaseas… que mañana seré solo el olor que
en tu piel aun queda….

“¡Este jueves, un relato¡” “¡Frìo, frìo, mucho frìo!” Frío sepulcro…

Desperté sobresaltada, con un grito ahogado, uno que se me removió por dentro deseoso de salir y tras tragarlo mi pecho noto el peso de lo que pujaba por salir. Levanté aun con aquel peso y me asomé al balcón, desde allí observé la frialdad y la soledad de la calle, fuera todo parecía aun dormido…
Un viento helado anunciaba ya el crudo invierno acechante… rozó mis labios, rozó mi pelo y lo alborotó… lo aparté lentamente del rostro y notando una vez mas su caricia en mi piel recordé mi sueño y una lagrima recorrió mi mejilla haciendo aun mas patente el frío de la mañana… el frío….- frío…. Cuanto frío…- susurré y aquel recuerdo quedó como una muesca mas en mi corazón….

Siempre había tenido sueños vívidos, pero sabía también que el hecho de poder soñar algunas cosas que luego se cumplían o simplemente era una verdad que yo conocía sin saber ¿cómo? ni ¿por qué?… pero lo sabía y de igual forma sabía que aquel era uno de esos sueños…

Desperté a Raúl y entre susurros le relaté lo que me había sobresaltado…
-He visto donde está… -dije aun con la fría lágrima quemando mi mejilla
…Vi como en la fría noche, tras todo lo que había vivido, como si de una pesadilla se tratase, ella quedó fría… su piel se apagó, sus ojos quedaron sin brillo, sus labios se entreabrieron y se relajaron y con la mirada pérdida en la nada quedó en quietud, mientras el caos se formaba a su alrededor… no sabían que hacer, maldecían y la ira se apoderó de ellos… vi como sus miradas, barajaban las distintas posibilidades y se decantaron por lo más egoísta, por la mas terrible de las decisiones… y ella quedo sumergida en un frío eterno y observé como su alma quedó atada a ese cuerpo sin vida, a ese frío sepulcro que por siempre guardaría su llanto infinito… y ni ella sabía donde estaba… ni nadie lo encontrará jamás…
-¿tú no sabes donde está…?
-…sí… pero no puedo decirlo… ¿cómo puedo explicar a nadie que sé donde está por un simple sueño?… ¡¡¡¡nadie me creería¡¡¡¡… ella me miró a los ojos y me dijo… tu destino será nefasto si hablas… yo ya estoy muerta… no te preocupes… no pueden callar para siempre…- dije dejando caer una lágrima más- ¿pero y si sí pueden callar para siempre?… ¿Qué será de ella en aquel frío sepulcro…? ¡¡¡No puedo dejarla allí… está tan sola¡¡¡¡¡- grité presa del horror y abalanzándome a los brazos de mi amado…
Él me calmó entre sus brazos y con sus besos enjugó mis lágrimas que parecían dolorosamente incontrolables.
-Tranquila… mi amor… duerme… mañana será otro día…
-Abrázame… tengo tanto frío… tanto…
Y poco a poco recuperé la paz entre sus brazos… y poco a poco volví a sentir calor en mi piel en contacto con su piel… pero nunca olvidé, el frío sepulcro en el que ella esperaba aún…

“¡Este jueves, un relato¡” El anzuelo. Libertad

No sabia que había ocurrido exactamente, de pronto todo
pareció desaparecer bajo mis pies, un segundo antes yo charlaba animadamente
con el guía que me había mandado el periódico a recibirme, y sin embargo ahora
estaba atrapada entre el amasijo de hierros en el que se había convertido nuestro
coche, que aunque no me pareció muy fiable, nunca creí que se pudiera deformar
con tan tanta facilidad…

Casi no oí el estruendo de la bomba al estallar y sin
embargo si notaba como el estallido me había dejado completamente sorda. A
tientas, porque siempre tuve un nefasto sentido de la vista sin gafas ni oído,
traté en vano de incorporarme y de saber que tenia a mi lado… pero solo había
trozos de hierro y sangre por doquier…

Poco a poco el sonido lo inundó todo y con él, vinieron
los gritos y los llantos que tan profundamente caló en mi cerebro. Hasta
entonces no tuve conciencia de que gritaban porque aquel lugar, antes reino del
bullicio y la actividad frenética de sus gentes, ahora era caos y destrucción y
todos corrían presa del pánico…

Palpé entonces mis gafas y tras ponérmelas comprobé
que solo estaban manchadas de sangre, miré a mí alrededor y vi el cuerpo de mi guía
destrozado y aplastado. Miré delante, donde las gentes yacían en el suelo,
algunos agonizantes, otros definitivamente muertos…

Quise huir del amasijo de hierros que aprisionaban mis
piernas, pero todo fue inútil, aparté las gafas de mi rostro y lloré
amargamente presa de un nerviosismo que nunca había vivido, y eso que por mi
trabajo de corresponsal de guerra en conflictos bélicos, había sabido mantener siempre
la calma…

Sin embargo en aquel momento y por primera vez me sentí
desesperada…, profundamente sola, perdida en el fin del mundo, metida en el
peor sitio para una mujer, a un millón de kilómetros de mi familia y amigos…

Algo golpeó con fuerza el coche y los hierros se
clavaron en mis muslos, grité con una fiereza nunca conocida por mi, jamás había
experimentado tal dolor, era un dolor como nunca viví, y sin embargo lo que
peor llevaba era el temor que sentía en aquellos momentos, miedo a ser
capturada, miedo a perderme a mi misma, tanto temor, tanto que jamás, ni en mis
mas terribles pesadillas, había imaginado vivir un momento asi … cerré los ojos
y respiré entrecortadamente mientras me centraba en lo que mi padre siempre me decía….

-… estoy muy orgulloso de ti… eres una mujer formidable
y jamás conocí a nadie con la valentía y la determinación de la que tu has
hecho gala…

Valentía…determinación… palabras que repetía en mi
cabeza una y otra vez, respiraba hondo y comencé a tirar de una de mis piernas.
Aquello dolió nuevamente, pero controlé el dolor y solo salió de mi un gruñido…
debía salir de ahí, perseverar hasta escapar, pues sabia que ellos podrían
venir a rematarme o algo peor… no seria la primera… Tiré y tiré y con esfuerzo
saqué la pierna derecha…otro golpe me hizo entender que unos coches se abrían
paso a empujones por la carretera…

Unas botas viejas aparecieron de la nada, posiblemente
del Jeep desde el cual había recibido el ultimo empujón, un arma resonó con un
chasquido seco y metálico y caminó con determinación hacia mí, cogí entonces mi
cámara y comencé a fotografiar sus pies, fotografié el rostro de mi guía
muerto, mis piernas heridas, atrapadas aun y nuevamente al hombre que parecía
dispuesto a acabar conmigo…

Por un momento tuve la certeza de que moriría y
aquello no me hizo llorar, ni si quiera temblar… pues para aquello si había
estado preparándome todos aquellos años.

Sabía que podía morir en cualquier momento, pero lo
que me aterraba era lo que ellos podrían hacerme si decidían no hacerlo…

Lo que mas temía era la soledad en aquellos momentos,
pero había oído tantas cosas y por encima de todo, aquello que tanta
desesperación me producía… violación, tortura, humillación… todo aquello me
dejaba helada…tanto que mi dedo quedó aferrado al botón de mi cámara y esta
continuó fotografiando como aquel hombre se acercaba a mi…

De golpe unos tiros sonaron desde el otro lado de la
calle, un Hammer paró en seco y un soldado cayó sobre mi atacante, otros tirotearon
el Jeep y en apenas unos minutos acabaron con todos, el forcejeo entre el militar
y el guerrillero de al-Qaeda quedó mudo de pronto, el militar apretaba su ajado
rifle contra su cuello y con un chasquido perfectamente audible todo terminó…

Con trabajo el militar se incorporó y dejando caer el
rifle al suelo anduvo hacia mí, unos segundos y oí su casco caer, mi cámara seguía
disparando fotos sin cesar, con un empujón abrió la puerta del conductor y lo vi
aparecer…

-Lucía…

Las lágrimas caían por mis mejillas…

-… ¿que haces tú aquí?- dije respirando al fin y
levantando el dedo del disparador de la cámara…

-Tu redactor me avisó que venias, fui a buscarte al
aeropuerto, pero no llegué a tiempo… y aquí estoy y por lo visto… a tiempo de volver
a sacarte de un apuro…- dijo aquel joven de pelo rapado y amplia sonrisa, no entendía
como podía sonreír, yo a duras penas podía mantenerme entera y no caer
desmayada – espera un momento- corrió hasta mi lado y con un fuerte estruendo abrió
mi puerta. Yo emití un grito, mi salvador quedó paralizado un momento y luego
se concentró en lo que me apresaba y con apenas un tirón seco apartó parte de
lo que me aprisionaba y yo pude sacar mi pierna…

Juan sacó una navaja y cortó los jirones de mi
pantalón, dejando al aire la fractura de mi pierna…-Tranquila, te pondrás
bien….- me tomó en brazos y me llevó hasta el Hammer con sus compañeros aun vigilantes
junto a este…

Me colocó en el asiento y marchó para recoger sus
cosas del suelo, en un segundo se hallaba junto a mí en el asiento trasero y
con un gesto firme me acurrucó entre sus brazos… yo no quería dejarme caer
entre su pecho, pero su calido y firme abrazo me hizo flaquear en mis fuerzas y
caí rendida y exhausta, pero a la vez llena de una confianza ciega que me hizo cerrar
los ojos y dormir entre sus brazos…

Soñé a pesar de todo y en mis sueños recordé cuando años
atrás en Jamaica, aquel apuesto soldado me había ofrecido su mano… y me dijo con
una amplia sonrisa en los labios…

-…dame tu mano… confía en mi… ¡¡¡yo te sacaré de aquí¡¡¡…

Dudé un segundo pero algo en su mirada me hizo darme
cuenta de que en aquel infierno, aquel seria mi refugio, alguien en quien
confiar en aquella horrible pesadilla de balas y destrucción, alguien a quien
entregar mi vida…

Aquel solo fue el principio de aquella amistad y así fue
como aquel hombre se convirtió en un héroe para mi y en la única persona en la confiaría
lo mas preciado para mi… mi libertad…

 

DECIR ADIOS SIEMPRE CUESTA…

  Miré un cielo extraño,
distinto al que me vió nacer, distinto al que contemplé mientras crecía y
mientras las lágrimas tornaban turbia mi mirada, una sonrisa se esbozó en mis
labios cuidadosamente pintados de rojo carmesí… la añoranza se hizo eco en mi
corazón y mientras arrastraba mis pasos hasta una salida anunciada, la herida
de mi pecho se me antojó profunda e insuperable y solo cuando mis manos tocaron
las paredes se descubrieron en un momento de desesperación…
         Sus ojos me miraban, su color
me recordaban los momentos mas dulces… los que encienden llama en mi pecho y
se abren poco a poco paso y agrandan su capacidad, no duele, y sin embargo pica
a los ojos… ¿como puedo llorar y ser feliz a la vez?… ¿como puedo besar sus
labios y saber que los llevaré conmigo siempre?…
         No temo perderlos, porque los
siento todo el tiempo, los siento riendo cual cascabeles, cual riachuelo que
juguetea con las piedras de un camino, que aunque arduo, recorre y acaricia
como una lívida bailarina con las puntas de sus zapatillas de ballet…

        déjate llevar por mis besos mientras
nuestras miradas se encuentran y sin palabras decimos todo cuanto nuestro ser
grita, repleto de amor y satisfacción…

         porque aunque ahora digo adiós…  mañana diremos hola de nuevo, porque hoy nos
despedimos… pero como siempre volveremos a vernos y será como si no hubiera
pasado el tiempo y los amigos volveremos a encontrarnos y a mirarnos como si
fuera ayer cuando os dije … ¡¡¡he vuelto¡¡¡

                             

                                                                                 
A mis amigos…

                                                                  los de siempre, los de toda la vida y para toda la vida.

  • Igraine Cubillana

    IMPRUDENTE, DESMESURADA, APASIONADA, DULCE, ETEREA, MENTAL, DEMASIADO CARACTER Y MUY CAMBIANTE...ESTOY LOCA Y VUELVO LOCO A LOS QUE ME RODEAN... SI LLORAS POR QUE SE HA IDO EL SOL, LAS LAGRIMAS NO TE DEJARAN VER LAS ESTRELLAS.

  • Vive el dia de hoy como si este fuera el ultimo…

    diciembre 2009
    L M X J V S D
    « Nov   Ene »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031