“¡ Este Jueves, un relato!” Palabras magicas… Bondage

El amor está sobrevalorado, tú dices que sin amor aquel juego de sumisión no sería lo que es… yo digo que es solo sexo.

Me removí dentro de mi traje de cuero totalmente adherido a mi piel como una segunda y flamante piel, me sentí objeto y a la vez reina de tus fantasías… me veía reflejada en tus ojos negros, y satisfecha de tu picara sonrisa que asomaba entre tus labios sin ni si quiera tu ser consciente de ello.

Yo me había vestido para volverte loco y observabas mi regalo con deleite… mis uñas rojas, mis labios también rojos, mi pelo negro ondeante y mis ojos de gata enmarcados con sombra de ojos negra… me había puesto mi traje de gatita de cuero negro y aun tenia tu sangre en mis uñas al resistirme a ser atada…

Nunca te era fácil inmovilizarme, sino habría sido una pantomima y la única verdad es que si no eras capaz de dominarme no te llevabas tu recompensa… yo era el trofeo si ganabas y como buena amazona guerrera luchaba con uña y dientes… tu piel podía dar buena cuenta de ello.

La cuerda que ataba mis muñecas y mi cuello estaba fuertemente anudada, no podía moverme ni un ápice y con cada pequeño gesto notaba aun mas apretadas mis ataduras…  probaba una y otra vez y sentía como el oxigeno comenzaba a no llegar a mis pulmones…

Tú te habías dejado caer en el suelo, en una esquina de la habitación entre la lámpara de pié y la cama, jadeante y sudoroso, veía tu torso desnudo brillar perlado en sudor y unas gotas centelleaban por tu piel al resbalar hasta llegar a tu ropa interior…

Veía tu piel dorada por el sol y me excitaba verte tan exhausto tras la lucha, eras tan hermoso, tan varonil… contemplaba con deseo tu fibroso cuerpo de anchas espaldas como el objeto mas pecaminoso pero apetecible del universo…  eras un cubito de hielo en el caluroso desierto de mi deseo… y no pensaba dejar ni una sola gota de ti… quería sentirte derretirte en mi boca, con insultante disfrute…

Me encantaba observar tu mirada deseosa y tus impulsos primarios que siempre te inducían a dominarme y a rasgar mi ropa abriéndote paso hasta mis tersos pechos y a mi ardiente piel… tu impaciencia me encantaba y me excitaba, pero el pulso estaba echado… ¿a ver quién podía aguantar un segundo más a sus deseos e impulsos, quien sería el primero en dar el paso…? ¿Yo? al pedirte que me poseyeras o ¿tu? al poseerme frenéticamente…

¿Quién dominaría esta vez…? ¿Yo?, al suplicarte que me desataras para poder tocarte y poseerte, o ¿tu?, al mantenerme atada mientras me poseías completamente a placer, sin restricciones, siendo dueño de mi piel, centímetro a centímetro…

Recorriste mi cuerpo con tu mirada lasciva y te vi tomar las tijeras de debajo de la almohada. Caminaste hasta mí y comenzaste a cortar grandes agujeros en mi ropa…

 Justamente dos grandes cortes en el lugar de mis pechos, dejando mis pezones al aire, los cuales observaste momentáneamente para luego pellizcarlos unos segundos, hasta notarlos endurecer, convirtiéndolos así en pequeño botones resaltando sobre mi rosada piel. Yo permanecía inmóvil y observaba expectante tu obra de arte. Los agujeros comenzaron a poblar mi ropa dejando grandes extensiones de mi piel al aire… en ese instante me sentí objeto y me sentí obra, moldeada con tus manos, con tu deseo…

Tu lengua recorrió tus carnosos labios y yo me mordí el labio… como bien sabes que hago cuando el deseo me inunda y solo soy excitación en estado puro…

Tú gateaste hasta mi a escasos centímetros de mis labios aun perfectamente maquillados de rojo fuego y sentí tu ardiente aliento acariciar mis labios, noté un tirón en mi cuerpo ya vencido por la ardiente pasión que me consumía por dentro…

Una cuerda tiró de mí y seguí, con fingida resistencia, tus sacudidas… tú recorrías con tus grandes manos mi cuerpo y cuanto más te sentía, más débil me sabía rendida a tus deseos.

Sentí el calor que emanaba de tu piel nada mas acercarla a la mía, sentí tu deseo palpitante e imperioso abultando en tu ropa interior y en cierta forma me sentí temerosa, sabía que nunca me harías daño, pero temía perder el control, no ser dueña de mis actos ni mis deseos y gritar al mundo entero que tú, eras mi gran debilidad… que haría cuanto desearas, solo por el simple hecho de desearlo tú.

Mi vulnerabilidad parecía formar parte del encanto de aquel juego erótico, tú al sentirte dominante, yo al sentirme libre del control que parecía reinar en mi existencia… solo en ti confiaba para ser dueño de mis deseos más profundos y ser a la vez objetos de los tuyos, por muy oscuros que estos fueran…

Yo ya era parte de tus secretos, por no decir el mayor de ellos y en parte me sentí realmente dueña y dominadora de aquella relación… sabia que tu sin mí no eras el amo al que jugabas ser, te gustaba dominarme y en verdad eran mis caderas las que marcaban el ritmo de tus movimientos haciéndote esclavo de tu propio deseo…

Tu ardiente sexo se abrió paso entre mis muslos hasta colmarme impetuosamente… yo gemía y gritaba excitada al notar mis ataduras apretar mis delicadas muñecas, tus manos dominaban y corregían mi cuerpo en busca de la postura perfecta…

El deseo y el dolor se entremezclaron, fundiendo ambos sentimientos tan puros y tan intensos hasta hacerme sentir eterna en ese instante…

-Solo tienes que decir la palabra mágica y pararé…- dijiste conteniendo momentáneamente el animal salvaje que anidaba en tu interior, que se apoderaba de tu consciencia y te hacia presa de tus deseos…

La palabra mágica parecían querer brotar de mis labios, no era para, ni por favor, ni si quiera dolor… tu palabra mágica era te quiero…

Apreté los dientes contra mi dolorido labio y saboree momentáneamente el deje metálico de la sangre en mi paladar.

Noté el orgasmo avasallar mi cuerpo, abriéndose paso por mi interior como una tempestad imposible de domar, te oía pedirme que dijera las palabras mágicas y yo solo pude gemir largamente y con mi último suspiro pronuncié mi palabras mágicas…

-… solo es sexo amor, solo sexo…. bondage

  • Igraine Cubillana

    IMPRUDENTE, DESMESURADA, APASIONADA, DULCE, ETEREA, MENTAL, DEMASIADO CARACTER Y MUY CAMBIANTE...ESTOY LOCA Y VUELVO LOCO A LOS QUE ME RODEAN... SI LLORAS POR QUE SE HA IDO EL SOL, LAS LAGRIMAS NO TE DEJARAN VER LAS ESTRELLAS.

  • Vive el dia de hoy como si este fuera el ultimo…

    agosto 2010
    L M X J V S D
    « Jul   Feb »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031