Sabado literario de Mercedes. Dialogo entre zombies… Me muero de ganas…

-Me muero de ganas…
-Sabes que no puedes hacerlo…- dijo su amiga mirandola desde su opaca mirada.
-¡¡¡Pero no pude hacerlo…¡¡¡ Si tu hubieras muerto justo en tu noche de bodas, sin haber tocado al que era ya tu marido, sin haberlo besodo, rozado con tu piel y sentido esas mariposas en el estomago que me hacian sentir única entre sus brazos…
– Bueno, pero han pasado años, él habrá rehecho su vida, habrá conocido a otra mujer y habrá tenido niños…
-¿Cuanto tiempo ha pasado?- dijo mirandose en un espejo y viendose tal y como el dia como murió…
Pero su amiga, hacia mas años que despertaba con la luna llena y sabia que aquello era parte del embrujo pero la realidad era muy distinta.
-Hay reglas….
-En el amor no hay…
-Siempre hay reglas y siempre hay quien cree que puede burlarlas… peor no creeme. Las cosas no son asi.-Dijo mirando la luna manchada de sangre y notando aun más dolorosas el corte en sus muñecas…
Hacia casi siglo y medio que se habia cortado las venas por amor, y recordó como en cuanto llegó la primera luna ella despertó y fué al encuentro de su amado, pensaba que si le explicaba todo lo que habia visto con claridad cuando murió él entenderia que ella era su destino y allí fué lo que no imaginaba es que en cuanto salian del campo santo no solo necesitaban a sus amados, tambien devorarlos… La vuelta fué traumatica, todos la miraban de soslayo y como castigo estaba encargada de todas las jovenes inexpertas y enamoradas que caian en el abismo de su propio amor.
Un grito alertó a todos, corrió como pudo hasta la vaya y observó como su amiga venia con la cabeza de su viudo entre las manos y el vestido de novia ensangrentado…
-Lo ves cariño, aqui es donde vamos a vivir, por siempre juntos…- dijo en parte rota de dolor, trastornada por lo que habia llegado a hacer al hombre al que amaba…
-Las reglas… estan por algo…- dijo en un susurro..

Anuncios

Sabados Literarios de Mercedes. Zombies. Kibo.

De entre todos los cachorros, aquel era el que lo habia enamorado, con su ozico color canela y sus ojos vivaces. No pudo evitar tomarlo entre los brazos y aspirar su olor a cachorro , sentir su diminuto corazon en la mano y su respiracion agitada que solo se rompió al oir un diminuto y gracoso ladrido que le hizo reir de forma estridente. Era la primera vez que reia desde que habia perdido a su esposa, la persona que mas habia amado en toda su patetica vida, la unica persona por la que él habia parecido ligeramente interesante o brillante. Durante un instante miró a aquel animal como al hijo que nunca pudo llegar a tener con ella, y ya no lo volvió a soltar.

Lo llamo Kibo porque se lo aconsejó la unica amiga que le quedaba, la unica que habia tolerado sus desplantes y su mal genio en multitud de ocasiones. Practicamente, ella era tambien la unica persona a la que habia consentido en tratar, mas llevado por su insistencia y su contagiosa alegria que por un deseo real de manter cualquier tipo de relacion humana.

Durante los primeros dias las risas y los largos momentos de observar al nuevo pequeño miembro de la familia eran todo su mundo. Hizo un millon de fotos y se dedicó a hacer un bonito albun con todas aquellas imagenes que captaban el descubrir del mundo de aquel cachorro.

Las fotos fueron sucediendose y las imagenes iban cambiando hasta que reflejaron a un joven perro de fuerte patas y gran personalidad. Era tan metodico y disciplinado como él. Las horas del paseo y la comida eran sagradas para ambos y tras comprobar que acataba bien las hordenes, lo disciplinó y lo dominó hasta hacer de él su sombra y en parte su reflejo.

Un dia, una noticia llamó su atención mientras él conducia por la carretera, escuchó la increible noticia de que algunos cadaveres, habia vuelto a la vida, no todos, solo los que habia sufrido algun tipo de cancer tratado con quimioterapia, radiacion y una mezcla de tres medicamentos que se habian utilizado en los ultimos 3 años.

No podia creer aquella noticia, sin embargo la radio era la que ponia cada mañana y hoy no era 28 de diciembre, estaban en abril y dudaba mucho de que se inventaran tantos datos.

Avisaban de que no se acercaran a esos cadaveres andantes pues no habian logrado aun averiguar sus intenciones.

Llegó a casa, kibo estaba inquieto en su lugar en el maletero con aquella red de seguridad, que empujaba y mordisqueaba, cosa que jamas habia hecho. Sin embargo, a cada segundo que pasaba mas loco parecia volverse. Se acercó a él y Kibo le lamió la mano, para él su amo era lo que mas amaba en el mundo, le era fiel y lo idolotraba hasta el punto de tener fé ciega en sus palabras.

Entraron en casa y al llegar notó un olor extraño en el ambiente, Kibo gruñó. Caminó unos pasos y vio la estela del vestido verde con el que habian enterrado a su esposa, para él era imposible de confundirlo pues soñaba con ella enfundada en aquel vestido cada noche.

Siempre la imaginaba con su sonrisa fresca y con flores en el pelo. Soñaba con rozar su piel tersa y con besar cada rincon de su cuerpo entre suspiros y risas contenidas.

La llamó por su nombre pero ella no se dejó ver. Llegó al salon y vió su estela de nuevo por la escalera, justo detras de él, corrió con kibo como su sombra.

Al llegar arriba entró en su cuarto. La puerta se abrió lentamente mientras una sombra oscura se situaba junto a la ventana.

Él volvió a llamarla y ella simplemente se giró. Habian pasado casi dos años desde su muerte y su carne estaba echa girones. Se habia consumido y solo el pelo y las uñas parecian intactas. Ni si quiera podia mirarla a la cara sin sentir un abismo en su interior. Pero era ella, era su amada. Dió un paso hacia ella y de lo mas profundo de aquel amasijo de carne salió una mezcla entre gruñido y grito de lo mas gutural que no asustó a kibo, poque siempre habia estado en alerta, pero que lo puso en estado de ataque.

Ella se abalanzó sobre su marido y kibo sin dudarlo se abalanzó sobre ella. En pleno ataque su amo grito la orden que le exigia que dejara la lucha y parase de forma automatica, intantanea.

Kibo paró y su aullido dañó sus oidos, en intensidad y dolor. Su mujer devoraba a su adorado perro, lo cortaba con sus uñas y dientes y lo destrozaba mientras parecia alimentarse de él.

Por puro instinto fué a su armario y tomó el arma que tenia siempre cargada y la vació en la cabeza de su amada esposa, pero ella ya no se movia. Ni su perro.

Observó a su amada y a su amigo fiel yacer inanimados en el suelo y durante un instante la desesperacion hizo mella en el.

Aquel llanto nadie lo vió. Pero si alguien hubiese sido testigo, habria llorado conmovido por tanto dolor.

Al dia siguiente. Volvió a ir al criadero de perros y volvió a tomar a un cachorro entre sus manos, observó su naricilla y sintió su corazon y su respiracion y sonrió levemente al oirlo ladrar diminutamente.

Pero sabia que jamás hallaria en él la fidelidad y la fé ciega que habian acabado con Kibo, pues eso solo lo habia convertido en un perro tonto y fragil…

Él, solo queria un perro.

Los Sábados Literarios de Mercedes. Perdida en la ciudad… muy, muy perdida…

Sabía perfectamente que mi personalidad distaba mucho del de las heroínas de mis historias, sabia que no era valiente, ni osada, ni si quiera tenia muchas de las cualidades que les atribuía  a aquellas valerosas mujeres con atributos mas que evidentes, sólo me permitía una licencia y era otorgarles a todas el verdor de mi mirada y el color marfileño de mi piel… ante todos bien podría parecer que aquellas intrépidas féminas eran yo, pero la realidad distaba mucho de mi ficción y aunque a grandes rasgos las moldeaba con pinceladas de mi misma, en cierta forma las creaba como a mi me gustaría ser, incluso con sus defectos y sus debilidades que les proporcionaban no solo un cariz real, sino una sensación perenne de persona viva que trasmitía a muchos sensaciones y en ocasiones hasta sueños.

Ahora, yo vivía la mayor de mis fantasías. Marché a vivir a otra ciudad y sí, salí de la lúgubre cueva, que para mí, era mi casa.  Aunque mas bien podría llamarla madriguera, no por malo, ni por oscuro, sino por calentita y mullida, familiar y segura, tal vez me escondí mas de lo que nunca debí hacerlo, pues en aquel lugar, que para mí era el mas seguro del universo, provisto de cercanía y comodidades, de instrumentos válidos donde poder guarecerme del mundo, lograba escribir de una manera segura sobre aventuras y hechos que muchas veces podrían haberme creado miedos e intranquilidad, pero que jamás experimenté pues mis miedos eran tan poderosos como el influjo que tenia la luna sobre las mareas. Y sin embargo, salí.

Mi primera incursión en el mundo real fue llena de temores y fantasías desbordantes donde mi lado agora-fóbico me gritaba en todo momento que si había una guerra nuclear o estallaba uno de esos virus que transformaba a la gente en máquinas perfectas e inconcientes de matar, con impulsos sanguinolentos e instinto devora carne sin importar si era pollo o el vecino del quinto.

Deseché la idea y me grite a mi misma que mi desbordante imaginación era innecesaria en aquellos momentos y justo antes de salir de casa, como guiada por una posesión en toda regla, tomé de debajo de la almohada mi navaja, la linterna, pilas, el cargador del móvil, barritas energéticas, agua y solo por si acaso un ibuprofeno. Me odié, no por coger esas cosas, sino por el suspiro inconsciente y el alivio inmediato que me recorrió todo el cuerpo…

Iba con mis deportivas y como siempre abrigada por capas, en la mochila también llevaba otro abrigo y me coloqué una gorra en la cabeza, mas impulsada por la desidia que por el intento de anonimato. Era una forastera en aquella ciudad, sin duda el anonimato estaba garantizado, pero la idea de plancharme el pelo era tan tentadora, que conociéndome, sabía que aquello seria la escusa perfecta para deleitarme en mi nuevo y diminuto hogar con el sencillo acto de esconderme del mundo una vez más.

Pero ahí estaba yo, preparada para lo peor, perdida en la vorágine que era aquella gran ciudad, con miles de personas caminando a mi alrededor sin levantar la mirada ni una sola vez, para dignarse a mirarme bajo mi gastada gorra gris de Boomerang. Por un momento, el temor que tanto tiempo me mantuvo lejos del bullicio y de la gente me pareció aire, intangible, indescriptible, irreal… ¿Cómo había podido ser prisionera de mi misma por tanto tiempo? Realmente mis miedos me había arrastrado hasta una situación que ni si quiera vi venir.

 Después de casi cinco años, ya ni recordaba la última vez que había salido de mi hogar. Todo había venido de la noche a la mañana, un día decides que por que ibas a salir si todo te lo pueden traer a casa, el correo, los paquetes, la compra, el pan, luego hasta la ropa, la comida a domicilio por supuesto, para que salir a un restaurante con lo agustito que estaba en mi casa y con el teléfono ya estaba comunicada y cuando ya descubres Internet… ya ahí si que dejas de lado el mundo real, por que tienes el mundo entero a un solo clic, eso si un mundo irreal pero seguro, con amigos, información, servicios, incluso un poco de cariño y comprensión, cosa que parece faltar de los que te rodean simplemente porque no entienden que prefieras eso a salir a pasear.

A veces lo intentas, te asomas a la puerta, aspiras el aire y lo sientes un poco intenso y demasiado frío, luego ves toda esa luz y sientes que podría hacerte daño, oyes todo ese ruido y crees fervientemente que todo es rudo y destructivo y tú, solo eres una figurita mas de porcelana, tan frágil y tan quebradiza… realmente ¿merece la pena arriesgarte?

Yo decidí que no… y así pasaron los días, los meses, los años…

Un día tratas de escribir sobre algo que trasmita vida y felicidad absoluta, pero tú no entiendes bien eso, en la seguridad de tu madriguera, todo es moderado… sueñas y creas en tu mente un millón de momentos mágicos de inconmensurable candor que te llena de una alegría y una vida, que simplemente, nunca has vivido… miras las fotos de tu juventud y recuerdas cuando hacia locuras y cuando viajabas por doquier muchas veces perdido y solo puedes sonreír… tan perdida y tan segura de mi misma…

Ese era el problema, había perdido la seguridad en mi misma, por eso buscaba la seguridad en lo que me rodeaba. Pero aquello no dejaba de ser un remiendo a algo que seguía roto.

Escribí la historia más feliz que me pasó por la cabeza e increíblemente, por primera vez, quise que aquello no fuera otro más de mis sueños…

Y lo hice realidad…

Caminaba por aquel paseo marítimo atestado de gente, por aquella ciudad tan pérdida y tan segura de mi misma, que incluso cuando comenzó a llover sobre mí y todo quedó desierto a mi alrededor… solo podía sonreír… y fui feliz, porque perdida en aquella gran ciudad, me encontré a mi misma, otra vez.

Sabados Literarios de Mercedes. Mi segunda oportunidad… mi última oportunidad…

Ésta es mi oportunidad… todos miran a otro lado…
todos observan el ruido y el caos del mundo mientras yo corro al lugar mas
lúgubre y escondido donde poder desguarecerme… huir de la impertinente y
acusadora mirada de los carceleros de mis sueños… de los que me espían a todas
horas, de los que tratan de robar mis sueños, de los que a gritos me llaman
loca y entre susurros atormentan mi alma diciendo que todo está en mi cabeza…
ellos que dudan de mi amor, de mi pasión… de tu existencia…

Los sentimientos siempre han sido mis enemigos…
ellos que me llevaron a esta jaula dorada, donde entre sonrisas malévolas y
palabras bienintencionadas mis centinelas enfermos de resentimientos, enemigos
de las ilusiones, con mas realidad en sus vidas de las que pueden soportar…  tratan de doblegar mi voluntad, de moldear mi
mente como un artista hace con su arcilla… tomándola entre sus dedos,  introduciéndolos en la masa deforme que es mi
cerebro, notándola húmeda y pringosa con mirada maquiavélica…  siento como destruyen mis posibilidades de sueños,  aniquilan y destruyen con sumo placer… todo
lo que mi cerebro guarda en su ser…

Me invade la incertidumbre por un momento de
debilidad absoluta que hoy marca mi piel por el dolor, al ver romperse en mil
pedazos mi alma austera…

 Me como mi
orgullo y sonrío mientras siento la humedad en mi interior, siento las lagrimas
desbordar cada uno de mis sentidos y arranco mis ojos e hinco las uñas en
marfilina piel, arañando y tatuándola con maestría como  castigo auto inflingido por mi aflicción,
mientras muerdo esta boca traidora que grita tu nombre sin cesar… sin
piedad… sin remedio…

Maldigo mi suerte y mi destino que un día te
pusieron frente a mí… en mi sendero oscuro, en mi gótico camino y me hicieron
soñarte eternamente, anhelarte como el mayor de los secretos de este corazón
asesino…. pues por su culpa moriré de amor… por su culpa arrancaré de mí
ésta debilidad que me deshumaniza y solo deja la nada… y ese final… Dios, ese
final sería tan sublime…  me entregaría a
él con el alma en las manos y el corazón sangrante, atrás olvidado…

Solo anhelo luchar por
salir de una existencia vacua que marca el adiós de una vida efímera como sólo
un simple mortal puede verlo… con miedo, con pena, con tortura perpetua en
sus pensamientos… Y yo, que ya vivo por encima de la muerte, por encima de vida
misma, del adiós que a otros abaten, del te quiero robado en momentos intensos
al amante, estoy por encima del amor… estoy por encima del dolor de
la
perdida… por encima del odio, de la inminente desesperación que embarga mis
sentidos, estoy por encima de cualquier emoción, estoy por encima de todo…
fuera del mismo mundo, donde otros luchan por continuar… de donde yo lucho
por regresar… tan solo para volver a ti… yo ya no quiero esta vida… si tu
no estás en ella…

Gracias…. por mostrarme
el infierno con fulgor renovado por tu ausencia… gracias, por el indolente
vacío que has dejado en cada uno de mis suspiros, por la respiración
entrecortada, por los odiados momentos de desesperación, por la iracunda
sensación de que el final se aproxima y solo tu piel parece calmar lo que en
verdad
llevo escrito en mi alma, el destino que
se marca a fuego en mí ser con tu nombre y que me hace ser solo bruma en las
noches de luna llena… gracias por mostrarme el mundo tal y como yo ya lo había
soñado…. desde siempre… para siempre… pero nunca más a la vez…

Miro el abismo bajo mis
pies… todos se han dado cuenta de que he subido al tejado, miro el cielo
estrellado, todos me miran como si estuviera loca… pero siento que estoy cerca
de la liberación…

…Solo un paso y estaré
fuera de este mundo y mas cerca del tuyo… mas cerca de ese estado que todos
llaman muerte… al que yo llamo calma… al que yo aclamo con ansias… con
liberación en el alma… con lagrimas en los ojos y una sonrisa tranquila en los
labios… todos miran mis muñecas y las marcas que tu muerte causaron, cuando oía
como, desde ese mundo me llamabas… ahora es mi segunda oportunidad… la de
reunirnos juntos de nuevo… y ni el tiempo de ese reloj de arena podrá volver a
separarnos… ni si quiera el cielo o el infierno… pues siempre he sabido que
junto a ti… viviremos en el limite mismo de este abismo… condenados para
siempre en la nada… y sin embargo por siempre juntos…

Solo un paso y habrá una loca menos,  una soñadora menos en el mundo… y un espíritud
errantes más en tu mundo… tú pronuncias mi nombre en el viento, me llamas a tu
lado y tu susurro acaricia mi piel helada… dejo caer mi pijama de enferma y
arranco de mi muñeca la pulsera que me declara completamente perturbada… y con
una felicidad plena, aprovecho esta segunda oportunidad que me ha dado la diosa
muerte de reunirme contigo… y abrazo el aire… siento el frío cortante al caer y
veo tus ojos oscuros ante mi…  siento tu
beso final justo antes de romperme como una muñeca de fina porcelana al tocar
el duro cemento…

No recuerdo el dolor, ni recuerdo el sufrimiento,
no recuerdo mi cuerpo destrozado,  ni
recuerdo el ser consciente de haberme roto en mil pedazos… pues mi alma ya estaba
contigo desde que di aquel paso y ahí, a tu lado, nada podía tocarme… nada que
no fuera tu alma inundando mi alma… entrelazadas en el dulce purgatorio de tus
brazos… unidas dos almas gemelas y errantes fuera de toda lógica… en el abismo
de nuestro amor eterno…

 

¡¡Sábado literarios de Mercedes¡¡¡¡ conducidos por gus¡¡¡¡¡¡ Secretos que nunca dije…

Yo
más que un discurso os contaré lo que mejor se me da…. Un relato de amor…

 

Una
vez por causas del destino dos personas se encontraron en la vorágine de este caótico
mundo…. ella lo miraba con una sonrisa franca y misteriosa y él le dijo entre
suspiros penetrantes y apasionados…- Me recuerdas… a un cuento de Ismael Serrano…
cartas de amor se llama…

Ella,
después de leer la historia…. Contestó- ¿Y ella no regresa?… ¿Por que?

-No
se sabe- dijo él… -puede que muriera o que simplemente estuviera con otro…

Ella
negó con la cabeza y dijo apasionadamente- No me gusta este cuento… esta no es
una historia de amor… escucha, yo si te contaré un cuento sobre una gran historia
de amor….

El
sonrió complacido y  le dijo con una
sonrisa…-¿Cuál? a ver…

Y
ella comenzó el cuento…

 

Hace
mucho, mucho tiempo un día cualquiera en un mundo corriente y banal… una chica
conoció a un chico que le rozó el corazón, tan solo con una mirada…

Y
aquel fue la mas grande, de todas las historias de amor… y sin embargo nunca
hubo nada… ni besos, ni caricias, ni si quiera manos entrelazadas… pues ella
mantuvo una promesa dada y fué fiel, traicionando así a su propio corazón, que
ya solo por y para él palpitaba….

Pasaron
los años y el universo conspiró en su contra y por ello nunca se volvieron a
encontrar…

Nadie
halló él, que de ella le hablara, ni si quiera la nombraban, pues todos sabían
cuanto había sufrido por ese amor que no había podido consumarse y se quedó tan
solo, en una diminuta llama sin aliento, que permanecía siempre en su corazón…

Triste
y con un abismo en el pecho…caminó por el mundo vacío de esperanzas y así anduvo
hasta que un día conoció a otra chica. Con ella, comenzó una historia que acalló
levemente los lamentos de su alma, sin embargo, cuando miraba en su corazón solo
veía su penetrante mirada, sus ojos verdes y sus labios que pronunciaban su
nombre con devoción….

Tan
grande fué su amor, que a pesar de querer a la otra chica y  por mucho tiempo que pasara, aun se sentía
perdido sin su mirada….

Años
mas tarde, sus pasos le llevaron sin pensar en nada, pues se halló perdido en
su propio interior… caminó sin mirar donde. El camino se hizo bajo sus pies y
estos le llevaron ante la casa de su gran amor y sin más tocó su puerta…

Ella
quedó impactada ante su semblante, que más bien podía ser un fantasma o un
producto de su imaginación, pues durante esos años ella lo buscó por todos
lados, harta de oír llorar a su corazón… Pues rendida a la evidencia de su
amor, rasgó sus ataduras y  decidió
traicionar su promesa, buscándolo para seguir a su palpitante corazón…

Pero
aunque lo buscó y a todo el mundo le preguntó, nadie le dijo nada y todos por
curar el corazón de él, simplemente los separó…

Ella
justamente hacia poco había soñado con él y a una amiga entre suspiros se lo
confesó, pues su encuentro fue de sublime emoción y sentía como su ausencia le rompía
poco a poco el corazón… lo amaba y lo añoraba y temía morir de pena sin su
amor…

Por
eso, cuando dos días mas tarde el apareció ante ella,  su vista se nubló y embelesada vivió como
nunca aquel momento pero sin lagrimas ni reproches, sin palabras, sin nada que
no fueran sus miradas y sonrisas contenidas por la emoción… sin nada que pudiera
hacerla despertar de aquel sueño… no hubo besos, ni caricias… ni si quiera
manos entrelazadas pero sin duda nunca fue tan feliz como aquel instante ante
él… ambos unidos solo con una mirada de amor….

 

La
joven cuenta cuentos sonrió…. Turbada sin duda por lo que acaba de relatar… y
dijo-

Bueno
la historia es mucho mas larga pero el principio sin duda te deja un gran sabor

El
joven también se emocionó y con una sonrisa contestó- ya me dirás donde puedo
encontrar esa historia para leerla entera

Ella
miró al cielo para no mirar a los ojos de él y continuó- ¿ese amor? ¿Esa
historia…? ¿Escrita entera?

El
sonrió y repitió- …si entera

Ella
dijo con una sonrisa algo melancólica- Esa historia no esta escrita… esa historia
la viví yo

    -Pues plásmalo por completo ¿vale? quiero
leerlo entero… – susurró él

-No
puedo…- dijo sin apartar la vista de las estrellas del cielo que tan pequeña
la hacían sentir y eso en aquel momento, de alguna manera, la reconfortaba – Es
de estos secretos que guardo en el corazón y que rara vez digo en voz alta…

Se
desvaneció su sonrisa y preguntó aun sabiendo la respuesta….- ¿no ha acabado
aun?

Ella
lo miró y el brillo de sus ojos la delató- bueno estoy aquí… aunque no recuerdo
exactamente el camino que anduve hasta llegar a este punto…

El
la observó tratando de descubrir mas retazos de aquella historia de amor en su
rostro y dijo- yo espero vivir algún día un amor como ese… al menos una vez en
lo que me queda de vida

Ella
sonrió y sin más continuó-  Pero ¿sabes?
En verdad preferiría haberme muerto de amor, así seria siempre esos labios que
lo llamaban y esa mirada y nunca… nunca, me dejaría de amar, ni yo a él pues
nos guardaríamos como llamas por siempre en el corazón… pero la vida es así…-
dijo mientras una lagrima rozó sus mejillas ardiéndole en la piel

-Tenías
razón…-dijo él mientras temblaba sus labios- este si es una gran cuento de
amor… creo que el hombre que acabe contigo será un hombre afortunado, muy
afortunado

Ella
sonrió por sus palabras y contestó – No, no lo creo nunca soñé con amar para
siempre, solo intensamente…

Él
la miró entonces llevándose la mano a su pecho noto sus cicatrices sin decir
nada, sin decir lo próximo que sentía en aquel instante a la muerte pensó, que
por un amor como aquel, concentraría sus escasos años de vida al tiempo que
junto a ella durara su amor…

 -Para mi, las cosas han cambiado… yo misma
cambie mi destino… pero me alegro haber vivido una historia tan intensa de
amor…. Pues solo las experiencias te permiten describir esa clase de cuentos de
amor…

 

 …Pues… ¿quien no ha temblado en los brazos de
su amante?

 ¿Quien no ha mirado a alguien a los ojos y ha
navegado océanos y volado por la inmensidad del cielo y surcado las nubes hasta
el infinito…solo…tan solo para sostenerse ingrávido en el abismo del vacío para
luego caer rendido ante él…? Ante su amor…

Él
miró entonces al cielo y susurró de forma inaudible…-no, yo no…

 

Y
ambos permanecieron bajo el manto de la noche sumergidos en las sensaciones de aquel
cuento de amor… solo que él tenia solamente medio corazón y ella uno roto en
mil pedazos… y tal vez, solo tal vez… juntos algún día formarían un único
corazón… pero esa, esa es… otra historia…

 

“¡¡Sabados Literarios de Mercedes, El lugar desde el que escribo!!” Bienvenidos a mi alma…

Toma
la llave… ¿la ves? Es de bronce, pequeña, fina y redondeada, con ornamentos y
grabados góticos, con relieve en algunas zonas, donde puedes notar como se entrelaza
el metal cual enredadera y  forma un
símbolo, uno que me identifica, que muestra que esa es la llave que abre mi alma
el infinito.

 

Solo cuando
temeroso abres la pesada puerta que guarda mis secretos, puedes sentir que
pocas veces ha sido levantado el mas tupido velo que guarda mi alma
la puerta chirría tras de ti y entras en una enorme sala y es
como nunca lo pudiste imaginar. No es luminoso, ni claro, ni un lugar feliz
y sin embargo no hay terror, ni resentimiento, ni miedo, ni
odio
es solo oscuro porque así
es mi alma que guardo como el mayor de mis tesoros. En plena oscuridad, a tientas,
tomas un candelabro y las llamas aparecen tímidamente en la vela negra
no debes temer, la magia es el motor de mi ser.

Caminas
temeroso, a cada paso una vela es prendida en cada rincón y cuando mas profundo
llegas en aquella cámara, mas profunda puedes ver que es

La luz
ilumina al fin todo el lugar, puedes ver al fin… la habitación es de piedra
viva, todo en color marfil y con grandes tapices que decoran las paredes
iluminas una y ves una imagen cautivadora, tal vez un sueño
o solo un placer
sentada en una roca, una
joven siente el agua de una cascada caer tan cerca de ella que nota las gotas
perlar su piel, toca el agua con el placer del frío extremo y  lleva la melancolía dibujada en un rostro pálido
y sereno

Caminas,
los tapices se cuentan por miles, todas las paredes cubiertas, para que a pesar
del frío aquello sea un calido lugar
caminas y
ves de nuevo a una joven, el mismo rostro, el mismo alma
ésta aguanta entre sus manos una pesada espada, la sostiene firmemente
con ambas manos, la abraza mientras la coloca muy cerca de su rostro, la malla metálica
que cubre su cuerpo no hace mas que remarcar la feminidad de su figura y a la
vez un semblante severo, fiereza y valentía se entremezclan hasta formar a un
soldado, a una guerrera, a una luchadora

Pero solo
cuando ves su mirada, sientes cuantas guerras ha librado, solo cuando ves su
alma, sientes cuanto lamenta haberlas vivido

Pasas a la
siguiente imagen, esta es dulce y tierna, entre los brazos de la misma joven un
bebe duerme placidamente y sobre ellos un halo que les rodea y les confiere el
mayor de los dones
el amor absoluto, la devoción
abnegado,  el mas puro de los
sentimientos, solo sabe amar así, solo puede sentir el amor de esa forma, siempre
con la misma pasión…

El
siguiente tapiz, es enteramente pasional, solo una mirada desafiante y una
sonrisa picara llaman tu atención de un fondo oscuro en inapreciable en
detalles, pero al detener tu mirada sobre su cuerpo, ves la desnudez brillando
bajo un vestido entallado y sugerente y con una actitud sensual y apasionada
que te demuestra cuan volcán guarda en sus entrañas, con un simple gesto en su
semblante entiendes que aquella es una faceta mas
todos forman mi alma y cada una muestra una mas de las cosas
que me hacen ser como soy

 

Quien puede
descifrar las lagrimas de un rostro de mujer, quien sin preguntarse por quien
fueron derramadas, tal vez no un hombre, tal vez no un amor… sino por la ausencia
de vida en su interior, su alma no es de poeta y sabe que solo expresa con
palabras escritas, lo que su corazón siente y a todo el mundo aclama que quiere
vivir de amor… del mismo modo que sabe que su muerte será por la misma razón…

No quiero
lapida, no quiero flores que se marchiten, solo cenizas lanzadas al viento y
unidas a su espíritu, y con el recorrer el mundo y ser testigo del amor
de la tristeza del tapiz, de las lagrimas de aquella joven
abrazada a sus piernas, mirando al mar con añoranza, sintiendo el manto de la
noche acariciarla y arroparla, ¿que es lo que su alma aguarda esperanzada?…
es el final que toda alma atormentada, negra y gótica su ser desea el ocaso de
una vida cruel por naturaleza
y el final se escribe en
papel y solas fluyen las palabras que para ella son parte de su alma.

Caminas,
ves una luz brillar fuertemente en el mismo centro de mi ser y mientras llegas
a él, ves objetos sobre distintas mesas también en bronce y también con
delicados tallajes, caminas entre objetos plateados, con diferentes formas y
utilidades

Un cepillo
de cerdas naturales en plata, un espejo antiguo, un camafeo olvidado, un
relicario secreto, un velero con una vela intacta, un anillo heredado, un
colgante regalado, un diamante en bruto, un simple cristal, un pez en una
pecera gigante, un peluche blanco dejado caer torpemente, un libro con gordas
tapas de piel, un marco de plata con una fotografía en sepia, un estatua en
mármol, las desgastadas zapatillas de ballet, un chal negro de encaje, un cofre
solo con arena de la playa…

Caminas
entre mis tesoros, como un osado en la tumba de un rey egipcio, llegas a la luz
y la luz es una gran fogata, brilla tanto que deslumbran sus destellos y cuando
estas a escasos dos metros la ves sentada, esta junto al fuego, tapada con una
manta y mirando las llamas con devoción, hipnotizada por las lenguas de fuego,
embelesada con su calor… Ella es una delicada muñeca de porcelana, te sientas
a su lado y ves su largos cabellos caerle sobre la espalda, unos ojos verdes
brillantes y vivos y un ligera sonrisa grabada en unos voluminosos labios
rojizos…ella soy yo, ella es la niña que aun anida en mis entrañas,,,

Miras su rostro,
la tristeza te embarga pues la muñeca esta rota y se mantiene solemnemente erguida
a pesar de la ruptura, tan solo unida por su propia alma, enclaustrada en
aquella muñeca rota de porcelana…

No te
preocupes
a pesar de ello soy
feliz
a pesar de todo sigo
siendo una muñeca de belleza exangüe y alma austera
solo necesito tus besos escondidos y tu calor abrasador para
unir mis piezas, para sentir renovado el valor de la vida
para soñar con un mundo mejor para que
mi alma vuele y cure este cuerpecito mío, que de tanto sufrir se ha
resquebrajado y de tanto soñar sigue aun unido

Me miras y
tus lágrimas resbalan por tu rostro y solo me aflige tu dolor, siento las
lagrimas sobre mi rostro y de entre los trozos de impávida porcelana,  la carne arde en su interior
quiero renacer de mis cenizas, siento que tu eres mi destino
y de entre piezas blancas que tiñen mi piel, descubro mi rostro… tus manos
apartan la mascara y tu besos cubren mi piel, con tus brazos envuelves mi
desnudez y ante ti renazco para cumplir mi deseo
ser feliz
eternamente.

Abro los ojos
a un nuevo mundo y todo el techo se ilumina y deja ver mi alma en todo su
esplendor… he encendido mi mundo para que veas desde el lugar desde el que te
escribo, donde nace mi inspiración, donde tengo historias verdaderas, soñadas y
respiradas, donde nacen mis relatos y donde viven por siempre jamás… y hasta
el infinito.  

  • Igraine Cubillana

    IMPRUDENTE, DESMESURADA, APASIONADA, DULCE, ETEREA, MENTAL, DEMASIADO CARACTER Y MUY CAMBIANTE...ESTOY LOCA Y VUELVO LOCO A LOS QUE ME RODEAN... SI LLORAS POR QUE SE HA IDO EL SOL, LAS LAGRIMAS NO TE DEJARAN VER LAS ESTRELLAS.

  • Vive el dia de hoy como si este fuera el ultimo…

    diciembre 2017
    L M X J V S D
    « Feb    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031